5 de junio de 2013

Volver


      «Cuando volvamos a encontrarnos, recuérdame que te debo una historia». Removía el contenido de su taza rememorando aquella frase que él le dijo cuando se conocieron, justo antes de despedirse para meses después reencontrarse y no volver a separarse más. Había llovido tanto desde aquello.
      Él, sentado frente a ella, prestaba su atención a la pantalla de su teléfono móvil. No hubo palabras durante el desayuno, dos o tres frases sueltas durante el almuerzo, y apenas brotaron unas cuantas durante la cena. No recordaba cuánto tiempo hacía desde la última vez que habían mantenido una verdadera conversación. No de las habituales de qué tal el día, donde ninguno escuchaba interesado la respuesta del otro hasta el final; sino de las auténticas: de las que pueden faltar palabras pero jamás se pierde el brillo en la mirada, de las de me he fijado que cuando vistes de azul estás más alegre que cuando lo haces de negro, ¿va todo bien? O en las que previamente se prepara la comida favorita sin venir a cuento, acompañada de velas y un buen vino; o esas que se encuentran al salir de la ducha escritas con el vaho en el espejo…
      Lo decidió esa misma noche, haría las maletas al día siguiente.
      Cogió el tren a las nueve en punto de la mañana y llegó a su destino a las siete del día anterior. Compró pan recién hecho cerca de la estación, y al llegar a casa deshizo su maleta, se dio una ducha y se vistió con su falda favorita. Una vez en la cocina, preparó tostadas, puso la cafetera y adornó la mesa con las flores que le robó a la única maceta que reposaba en la ventana de la cocina.
      Él llegó somnoliento, inducido por el olor del café recién hecho. No traía su teléfono, quizás olvidó dónde lo había dejado.
      —Estás muy guapa esta mañana —dijo al tiempo que ella le devolvía una sonrisa—. ¿Qué historia es esa que dice en el espejo que me debes?
      —La que acaba de empezar.

(Inspirado en la frase: "Cuando volvamos a encontrarnos, recuérdame que te debo una historia" para ElCuentaCuentos)

6 comentarios:

  1. Honestamente, me sentí transportado a otro lugar. Lluvia, tren, un ambiente romántico excelente y todo entrelazado con esta frase que, al parecer, despertó algo de nostalgia en los cuentacuentos. No sé cómo no se han pasado por aquí. Gran relato.

    ResponderEliminar
  2. Me encanta esa idea de historias contadas con el vaho de la ducha sobre el espejo. Maravilloso. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. El tiempo hará desaparecer el vapor de las palabras, pero estas, al ser leídas, ya eran inmortales.
    Bellísima historia, pero aún más la idea que tuviste para crearla. El escenario, la delicadeza de la narración, fluida y con un final demoledor y encantador a la vez.

    Felicidades!

    ResponderEliminar
  4. Acabo de encontrarme con tu blog... Me encanta!
    Esta historia, con tu permiso, me gustaría publicarla en el mío; me ha maravillado cómo has transmitido la importancia de las pequeñas cosas cotidianas y el seguir con esos diminutos detalles hace que continúen las fuerzas de lucha.
    Me ha encantado encontrarme con esto.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro que sí, Berta, te lo puedes llevar a tu blog :) Un saludo!

      Eliminar
    2. Gracias, Sara.
      Un placer haberte descubierto.
      Saludos!!!

      Eliminar