24 de junio de 2013

Baker Street Station





      Le miraban con fingida lástima al depositar las monedas en la funda de su violín mientras tocaba.

     —¡No estoy loco! —murmuraba, ajeno a su indumentaria—. Sólo esperamos el tren que nos llevará a nuestro tiempo, ¿verdad Watson?

     El perro lo miró y continuó durmiendo sobre el andén.

No hay comentarios:

Publicar un comentario