28 de junio de 2010

Entre la vigilia y el sueño



      Algunas veces sólo somos sombras, perfiles de la oscuridad, o bosquejos de un cuadro inacabado buscando un refugio donde escondernos del universo por un instante, para encontrar nuestras reflexiones y pensamientos. Un singular momento en el que nada de lo que nos rodea existe para nosotros, como una especie de paréntesis de nuestra existencia. Algo parecido a un agujero espacio temporal, donde todo lo que hay alredor queda congelado y ajeno, y la única vida que se mueve es la de las sombras sin cuerpo.

      Nos proyectamos a una gravedad vacía donde perdemos el control del tiempo, la distancia y la energía. El silencio y la luz son los mejores aliados, nos permiten mantener el contacto con nuestro juicio y razonamiento. Cuando se rompe la barrera del agujero donde se encuentran nuestras coordenadas espacio temporales, la gravedad tira de nosotros y caemos al vacío sin remedio, el golpe es fuerte y doloroso incluso para una silueta sin cuerpo.

      El retorno al universo se recibe como un despertar, pues se crea la duda entre la vigilia y el sueño. Nuestro cuerpo sigue intacto tras la caída, pero sentimos que nos duele algo por dentro, quizás se nos quedó un brazo dormido y le cuesta volver a la realidad. Y al levantarnos, somos conscientes por primera vez de que la  fuerza de la gravedad no es sólo un valor numérico, sino que realmente nos pega los pies al suelo. El cuerpo también ha recuperado su peso  habitual  y lo percibimos como una cárcel de nuestros pensamientos.

7 comentarios:

  1. Muy interesante reflexión :)

    Besotes^^

    ResponderEliminar
  2. Prefiero no decir más pero, me gustó mucho tu reflexión. Es extraña esa sensación pero, no debemos cansarnos de intentar ser fuertes, jamás.

    Un saludito.

    ResponderEliminar
  3. Que curioso, no había observado el texto desde ese punto de vista...

    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Dreamy, sencillamente sublime. Espacio, tiempo, sueño, energía, sombras...
    Algo del caos ha calado en tí.
    Enhorabuena
    JAajjajaja

    ResponderEliminar
  5. Gracias Yandros, si no fuera porque sé que lo he escrito yo, pensaría que lo has escrito tú, me acordé de ti en cuanto lo terminé.

    A ver si se me siguen pegando cosas, porque tengo con la CiFi una asignatura pendiente y no descansaré hasta que escriba algo bueno en este género. (xD me ha sonado esta frase a Scarlata Ohara jajaja)

    Un abrazo ;)

    ResponderEliminar
  6. Marga30/6/10

    Muy Murakami y muy Sara. Me ha gustado mucho. XOXO, Tita.

    ResponderEliminar
  7. No he leído a Murakami, aunque tengo pendiente Tokio Blues.
    Me alegra que te haya gustado, besotes ;)

    ResponderEliminar