18 de junio de 2010

Descanse



Arrancó el tren y la señora no paró de hablar hasta la llegada.

¿Va mucho a Madrid? Yo voy a menudo, tengo allí una hija ¿Tiene hijos? Yo tengo una y un nieto ¡mire que guapo!

Al principió contesté con monosílabos, después abrí un libro para disuadirla.

¿Quiere usted una rosquilla? Que sí, coma ¿Y a qué se dedica? ¡Médico! ¿Qué puedo tomar para la garganta? Mi nieto tiene ronchones en la espalda ¿Será alergia?

―No se pueden hacer diagnósticos sin tener al paciente delante.
―¿Y para mi dolor de garganta?
―Descanse señora, descanse y cállese un ratito.

"Ecrito para relatos breves tren de cercanías"


2 comentarios:

  1. Reciclaje literario jajajjaaj (te iba a poner "bon voyage"... pero mejor lo dejamos Xd xd)

    Un besazo

    ResponderEliminar
  2. ¬.¬ Sí vamos a dejarlo... eso mejor para cuando haya maletas hechas!!!

    ResponderEliminar