1 de octubre de 2014

Si pudiera pedir un deseo antes de morir



      «¡Regresa! ¡No puedes respirar ahí fuera!», me advirtieron a voz en grito. Primero fue la luz que se coló, precediendo al trueno; como broche de aquella vida de oscuridad. No quise escuchar sus súplicas. 
      Y decidí que era lluvia. 

 (XIV Microjustas Literarias Tema: estatuas)

No hay comentarios:

Publicar un comentario