16 de noviembre de 2011

Sentidos y felicidad


Mirar por la ventana y ver que el día que esperabas frío y gris, se ha tornado soleado.
El olor a tierra mojada, a mar, a flores silvestres... a la piel cuando aún tiene gotas de agua después de un baño.
Escuchar una canción y cerrar los ojos para viajar a ese momento que la hizo especial.
Saborear algo y estar convencido de que, hasta ese momento, no habías probado nada igual.
Sentir unos dedos recorriendo la espalda.
Una mirada cómplice.
El dulce olor de la cabeza del bebé cuando lo tienes en brazos.
Sus primeras palabras.
Cuando abre un regalo que le has entregado.
Caminar sin zapatos por la playa.
Disfrutar de una sonrisa que acabas de recibir.
Un sabor que te devuelve a la infancia.
Despertarse con el aroma del café recién hecho.
Churros un domingo por la mañana.
El sonido de la lluvia tras el cristal y acurrucarse bajo una manta.
Un abrazo inesperado.
El cielo bajo el silencio de una noche estrellada.
Ese perfume que trae el recuerdo de alguien especial.
El espacio de tiempo que tarda en llegar un beso en los labios, el instante en que llega.
Sentir las lágrimas caer al cerrar la última página de un libro que te ha encantado.
Los sueños cuando aún no te has dado cuenta de que estás en uno…

      …la felicidad es ir descubriendo cada maravilloso momento en que tu corazón sonríe.

9 comentarios:

  1. Preciosas sensaciones, estupendamente transmitidas. :-)
    Salu2

    ResponderEliminar
  2. Llegué a casa tras un extraño paseo que me llevó a lo largo del Parque hasta la misma orilla de la Malagueta, y una vez ahí caminé por ella hasta que el recuerdo de lo lejos que había dejado el coche me hizo volver, y fue como si despertase de ese momento robado al tiempo, al tiempo o a lo programado en el día, como esas cosas que surgen y rompen toda rutina.
    Y esta parrafada :) viene a que ahora mientras leía tu, de las mas bellas que has escrito, entrada recordaba como la felicidad, ese estado en que la sientes, la disfrutas, es tan escasa, que cada momento que la contiene hay que eternizarlo, guardarlo, conservarlo no en un rincón de la mente sino en el lugar de mas fácil acceso. Porque cada uno de los que mencionas aquí, incluso aquello que tras las lágrimas o reflexiones emergen con ánimos de hacer mil cosas, tienen un valor ilimitado, mas que todos los mercados juntos! :)
    La felicidad es esa fuerza extra que hace que el corazón además de latir sonría.

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  3. A veces nos cuesta prestarle atención a cosas tan simples como ese paseo tuyo por la playa, pero si de vez en cuando alguien nos preguntara cuádo fue la última vez que nos sentimos felices y cual fue la razón, nos sorprenderíamos encontrándola en las cosas más pequeñas, fáciles y cotidianas.

    Un saludo ;) y gracias por tu comentario :)

    ResponderEliminar
  4. Y bañarse en un mar de aguas cristalinas una mañana de agosto intensamente calurosa, sin sentir frío tan solo los rayos del sol en la cara fresquita y una enorme sensación de paz...
    Precioso post, comparto mi opinión contigo sobre lo bonito de cada uno de esos momentos.
    Acabo de aterrizar en tu blog. Nos seguimos leyendo.
    :-D

    ResponderEliminar
  5. Gracias cosillas, nos leemos ;)

    ResponderEliminar
  6. Es increíble como puedes lograr que pueda recordar tales situaciones con tal exactitud que parece que las estuviese viviendo de nuevo, el olor a piel fresca y limpia despues del baño, el cosquilleo de la arena de playa en la planta de los pies... Maravilloso!

    Ferxolate!!

    ResponderEliminar
  7. Montse Augé30/11/11

    ¡Me ha encantado Sara! Me lo acabo de leer y la verdad es que te das cuenta que para ser feliz hace falta tan poquito. ¿Por qué lo complicaremos todo tanto? Gracias, me has animado un día que empezaba mal... el poder de las palabras bellas... Bs.

    ResponderEliminar