6 de mayo de 2011

Corazón desubicado


      Subió a aquel tren de vuelta con la misma sensación que veinte años atrás había trazado el sentido contrario: miedo. Cerró los ojos e imaginó cómo habría sido su vida de no haberse marchado. Según se acercaba el tren a su destino, más nítidas se formaban aquellas imágenes en su mente, colmándose de añoranza y nuevos designios. Cuando el tren efectuó su parada y pisó de nuevo aquel andén, sintió que se había equivocado de sitio. Sus pies estaban en el lugar correcto, pero su corazón ya había comprado otro billete de ida.
(Escrito para "El V certamen de relatos breves, tren de cercanías")

6 comentarios:

  1. Somos las magas del reciclaje jajajajajaja

    ResponderEliminar
  2. ¿Has visto? Casi un mes sin escribir y ahora a vivir de las rentas jajajajajajajaja

    ResponderEliminar
  3. Hoy en día con el Ave el miedo tiene miedo de llegar tarde.
    Pero ni la tecnología ni el billete digital pueden aun saber cual es el trayecto del corazón.

    Un precioso microrrelato de ida y vuelta :)

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  4. Anda que ya te vale... Yo readaptando. Ahora entiendo lo del reciclaje ¡¡¡ Esto va también por tí Angelical jajaja. Por fin leo tu micro. Ahora cuelgo el mío....Menos mal que lo que escribimos no caduca uffffff

    ResponderEliminar
  5. ¡Ojalá tengas suerte en el concurso! Echaba de menos tus letras. Besotes.

    ResponderEliminar
  6. No tuve suerte... no aparecí ni en el superlistado de diez páginas de finalistas jajjjajaja pero me encanta este concurso, el año que viene volveré a subir a ese tren.

    ResponderEliminar