1 de marzo de 2011

El ladrón de atardeceres


      Se movía despacio entre la gente, procurando no perder ningún detalle del breve espacio que duraba aquel espectáculo tan mágico, que cada tarde se esfumaba como un susurro entre la tierra y el ocaso. Poseía una colección magnífica de atardeceres. Ninguno igual, todos distintos aún enfocados desde el mismo lugar. Separados por el tiempo,  el clima y adornados por el azar de aquellos transeúntes que se encontraban paseando sin prestar atención a ese día que, sin darse cuenta, se les escapaba.

      Recordaba perfectamente qué propósito le hizo parar allí la primera vez, cuando contempló aquel primer atardecer de aquel lugar, sobre el puente de un río. Esperar. No llegó, y sin embargo aquella tarde le pareció más bonita que ningún día. Y siguió esperando hasta que el crepúsculo le dio paso a la penumbra de la noche, atenuada por la luz artificial de las farolas que desfilaban por el puente, ajenas a su mirada. Fue una tarde fría de finales de marzo. Celebró que no llegase, con las mismas dudas con las que hubiese celebrado su presencia. El placer que le había producido degustar el sabor ambiguo de la incertidumbre, fue tan intenso, que decidió robar de aquel sitio todos los atardeceres venideros, con la intención de poder compartirlos en ese día que aún estaba por llegar.

(Inspirado en "a partir de un título: El ladrón de atardeceres", para el foro de nuncajamás)

4 comentarios:

  1. Precioso texto, Sara^^ Me gustó mucho :)

    Un besazo!

    ResponderEliminar
  2. Conviertes en perfectas mis tazas de café.

    Un beso!

    ResponderEliminar
  3. Hermoso texto, me hace querer disfrutar de un atardecer tan detalladamente como lo describes.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  4. No tiene limites, nombres, referencias, es como si el atardecer se fundiera con el blanco del papel y entonces extraes las palabras que lo contienen. Y descubrimos un espacio vivo, latente, en movimiento lento e inevitable hacia la noche, hacia el próximo día.

    Me encantó, enhorabuena!

    No me olvido de Nuncajamás y en hallar ese regreso estoy :)

    ResponderEliminar