20 de septiembre de 2014

Despechada



      Llevaba tiempo intentando conquistar su corazón, pero el muy cabrón se la tiraba y volvía tranquilo junto a su esposa. El horno sonó, el asado estaba listo. Puso la mesa, conectó la cámara del móvil y se colocó los pechos; iba a pillarle por los huevos.

     Otro nuevo plantón.

(Microjustas literarias XIV Tema: horno, huevos y sabor amargo)

No hay comentarios:

Publicar un comentario