24 de junio de 2013

In fraganti



     La misma cantinela otra vez. Ese ruido acompasado que atormenta su cabeza, evocando aquella desgarradora imagen. Sabe que no debe salir. Se cubre con la almohada para amortiguarlo. Aún así no desaparece y la escena acude a su mente:

      —¿Duele mamá?

      —¿Qué haces aquí? ¡Vete a tu cuarto!

No hay comentarios:

Publicar un comentario