28 de mayo de 2013

La máquina del olvido


      No se dejen engañar: nadie entraba de manera voluntaria en aquel lugar. Eran empujados por las miradas inquisitivas de su alrededor. Miradas de extrañeza donde se podía leer: «¿A qué esperas? Cambiar tu situación sólo depende de ti. Borrar lo que te atormenta es muy sencillo, sólo tienes que entrar ahí y saldrás libre de carga; exento de esos recuerdos que roban tu sueño. Si no eres feliz es porque no quieres». Nadie les decía que, una vez despojados de sus recuerdos, comenzar de cero no sería tan sencillo; que tropezar una y mil veces, les ayudó a aprender a no caerse; ni que lo bueno conseguido sabe mejor apreciando el sacrificio; o que el dolor de una pérdida, también muestra el camino de la intensidad con que se vivieron los momentos felices. Nadie advertía de esto porque cuanta más unión había en la idea de olvido, más vacíos quedaban sus corazones.

(Inspirado en la frase: "No se dejen engañar: nadie entraba de manera voluntaria en aquel lugar" para El CuentaCuentos)

5 comentarios:

  1. Hola
    Este es el segundo comentario que te dejo..y es que el otro lo a borrado mi movil.. (soy un desastre)
    Bueno como te escribí anteriormente tras aberme leído tu libro en menos de 24 horas ( Y no porque tenga mucho tiempo libre).Me e visto buscando un poco mas de ti (perdón que te tutee).Así que aquí ando que he dado con tu blog y estoy echandole un vistazo..
    Pero no queria dejar pasar la oportunidad de agradecerte que martes sosos como hoy necesitaban una pizca de "sal sin derramar" y tu libro me lo ha dado..
    Ademas a sido curioso darme alguna vuelta por mi tierra sin moverme de casa jajaj nunca había leído ninguna historia transcurrida en Málaga..Así que a sido doble grata sopresa!
    Seguire dando una vueltita por tu blog pero ya mañana que madrugo y mira que hora es!! No debe ser bueno leer tanto jeje.
    Enserio gracias por hacer de un martes medio gris y con mucho aire un Sabado de julio dandome una vuelta por el paseo "a la fresquita"
    Un abrazo "paisana"
    Vane U.

    ResponderEliminar
  2. Gracias a ti por leerlo y buscarme para compartir conmigo tus sensaciones, es muy gratificante conocerlas y saber que te he ayudado a hacer ese pequeño paseo mental veraniego por tu tierra; por mi parte encantada de que lo hayas disfrutado. Yo no soy malagueña, aunque acabo de cumplir ocho años viviendo aquí y casi me siento como si lo fuera; me apeteció utilizar esta ciudad como escenario, tiene muchísimo encanto.

    Otro abrazo para ti y gracias de nuevo.

    ResponderEliminar
  3. Es que quizás lo peor que le pude pasar a un ser humano es precisamente eso, olvidar.

    Me gustó mucho el relato. Corto pero con fuerza.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Es fascinante la ciencia, con un simple clic se puede borrar en un segundo millones de palabras, o millones de personas, o enviar un artilugio al espacio.
    El futuro parece susurrar al oído del ser humano y este trata de llegar hasta el... Pero tanta fascinación esconde el peligro que tan bien narras en este gran micro.
    Profundo, nos acerca a un vacío donde ni siquiera existiría el sufrimiento, sencillamente tan solo la nada.

    Muy bueno Sara

    ResponderEliminar
  5. Lo que somos hoy se fundamenta en lo que fuimos en el pasado. Maravillosa forma la de recordarnos la importancia de no olvidar nunca.

    ResponderEliminar