12 de abril de 2013

Los libros no están hechos de papel…



… Los libros están hechos de constancia, de noches en duermevela dando forma a una idea, de sacrificio, de robarles horas a quienes conviven con el escritor, de ayuda, de cambios de humor repentinos, de comprensión, de satisfacción cuando encaja una trama, de dudas ante un bloqueo, de miedos, de esperanza, de ilusión, de la magia de sentir que los personajes cobran vida, de placer cuando conseguimos meternos en su piel, de creer que el lector los va a disfrutar casi tanto como el propio escritor al crearlos, de imaginación, de entusiasmo, de latidos del corazón, de pasión… pero sobre todo, los libros están hechos de sueños.

10 comentarios:

  1. Podrías usar más palabras, hacer un texto entero de por qué un libro no debe reducirse a un formato como el estándar, pero la verdad es que no es necesario porque has dicho todo lo que de verdad importa.

    ResponderEliminar
  2. Anónimo12/4/13

    Te olvidas de algo novelista, los libros cuando se leen dejan de ser de su autor y pasan a ser de cada lector, que cada cual elija si lo quiere de papel o no

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un libro es libro mientras tenga sueños; historias cinceladas por palabras luchadas una a una al tiempo. Lo que tú estas eligiendo es un simple continente.
      Aún así tienes razón, los libros dejan de ser de su autor y pasan a ser de cada lector pero no por su formato sino por los recuerdos que han despertado, las sensaciones que te han transmitido; las sonrisas, miedos o tristezas...; aquellas enseñanzas que has querido extraer al leerlo, el tiempo 'perdido' entre sus páginas y en definitiva los sueños que se han despertado al leerlo.

      Eliminar
  3. Cada cual que elija (si puede) el formato que guste, pero los LIBROS son lo que son y siempre lo serán... en piedra, madera, cuero, tela, papel, tinta electrónica o aire :P

    ResponderEliminar
  4. Que te voy a decir yo, completamente de acuerdo con ese último pero y todo lo anterior, pero sobre todo ese pero ;-P

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. El otro día, leyendo el libro "Lo mucho que tarda en morir un idiota", leí en el prólogo la frase: "A los sueños, por ser la cuerda de mi vida"·
    Totalmente en la línea de tu post.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  6. Y de palabras,pero no de las que ya están tranquilamente en sus páginas sabiéndose para siempre,sino de las miles que desde aquel momento inicial surcaron todo el camino, unas lograron llegar intactas desde el primer día a su página, pero otras no lo consiguieron, mas su presencia no fue en vano porque metamorfosearon en otras y así sucesivamente... un proceso este que sin vosotros los escritores, sin ti, no sería posible.
    Y la tecnología seguirá su paso firme, pero todo el proceseo que cuentas para crear un libro es único e inmejorable.

    ¡Enhorabuena!!

    ResponderEliminar
  7. Claro que sí Sara, no se puede expresar mejor. Y que bonitos quedan esos retazos de alma encuadernados en manos de un desconocido.
    Salu2

    ResponderEliminar