12 de abril de 2013

Los libros no están hechos de papel…



… Los libros están hechos de constancia, de noches en duermevela dando forma a una idea, de sacrificio, de robarles horas a quienes conviven con el escritor, de ayuda, de cambios de humor repentinos, de comprensión, de satisfacción cuando encaja una trama, de dudas ante un bloqueo, de miedos, de esperanza, de ilusión, de la magia de sentir que los personajes cobran vida, de placer cuando conseguimos meternos en su piel, de creer que el lector los va a disfrutar casi tanto como el propio escritor al crearlos, de imaginación, de entusiasmo, de latidos del corazón, de pasión… pero sobre todo, los libros están hechos de sueños.