28 de mayo de 2012

Burocracia de Perogrullo…

 http://indolinkspanish.files.wordpress.com/2011/04/burocracia.jpg
Alucino en colores con las cosas de este país. Me parece muy triste ver algunos bares  sin las mesas puestas en la terraza, porque al ayuntamiento no le haya salido aún de los mismísimos entregarles la licencia de apertura (en algunos casos me consta que ha pasado más de un año desde que la solicitaron) y sin ella no les dan permiso para sacar mesas. Con lo cual, algunos se están planteando despedir a la mitad de la plantilla porque no se pueden permitir sus sueldos (en el mejor de los casos, en otros lo mismo hasta cerrar). La gente con el buen tiempo quiere estar en la calle, no entra en los bares…  Y yo me pregunto ¿estamos locos o qué? Qué pronto sacamos las tijeras para recortar y qué poco pensamos en reactivar la economía ni en sostener a los que intentan mantenerse a flote y dar trabajo... Ah no, que lo mismo lo que quieren es batir el premio Guinness de parados o el de empresas hundidas por una crisis. ¡Un poquito de por favor, hombre ya, que sólo es sellar un papel!  Pero aún así, imaginemos que tienen una montaña con enésimas solicitudes de licencias y un sólo funcionario a tal efecto, tocándose los huevos la mitad del tiempo y la otra mitad jugando al Apalabrados. Imaginemos que el tío tarda dos años en sellar un puñetero papel. Venga, sí, vamos a aceptarlo, hemos crecido con ello, no nos vamos a sorprender ahora con minucias. Lo que yo me hago es otra pregunta muy distinta: con la licencia de apertura en trámite ¿me puede explicar alguien cuál es la diferencia entre estos dos puntos?

a) solicito la licencia de apertura y mientras me la conceden me dejan abrir el negocio, contratar personal y realizar la actividad normalmente, todo ello sin estar incumpliendo la ley.

b) pero no me dejan solicitar el permiso de terraza porque me falta un papel “la licencia de apertura” sólo tengo la solicitud (igual que en el punto a), y si se me ocurre sacar mesas a la terraza se me cae el pelo.

¿Lo entendéis vosotros? Por que yo sólo entiendo una cosa, hay que ser muy gilipollas para redactar normativas tan estúpidamente contradictorias.



*Para aquellos que me conocéis: no, no es un caso personal (por suerte) hablo de lo que estoy viendo a mi alrededor, pero me duele por ellos y es algo que perfectamente me podría estar pasando a mí. Tiene que ser muy jodido haber invertido tanto  esfuerzo en un negocio, haberte hipotecado hasta la médula y que, encima, te estén pisando el cuello. Con la que está cayendo...

8 comentarios:

  1. Sara, estoy de acuerdo contigo en los argumentos, excepto en una cosa: demasiado manido el tópico de los funcionarios tocándonos los huevos y jugando a apalabrados. La inmensa mayoría de los de este país, trabajamos, y mucho, porque le tenemos un inmenso respeto al ciudadano que nos paga con sus impuestos.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Entiendo, Montse, que generalizando siempre nos encontramos metiendo en sacos a casos individuales que no se lo merecen (yo vivo con un funcionario, no tengo nada en contra de los funcionarios en general, pero sí de muchos en particular que me he ido topando a lo largo de mi vida y que me han hecho pasar más de un mal rato por su "incopetencia" o pasotismo). Todos somos humanos, todos cometemos errores, pero a mí debe de ser que la mayoría de las veces me toca el que tiene el día malo y me hace dar cincuenta vueltas para volver finalmente al punto inicial. Puede ser también que yo tenga problema de oído o de comprensión. No te tomes a pecho, si el tema está manido será porque muchos (no hablo de ti ni de nadie en particular) no habrán respetado tanto su trabajo como tú lo haces.

      Un abrazo!

      Eliminar
  2. Te ha faltado terminar con un "keagustitomekedao" :-)
    Sí es increible que la burocracia en lugar de ayudar entorpezca, lamentable.
    Imagina que el de poner los sellos los pone tan rápido que se dan cuenta de que no es necesario...y lo echan...
    Salu2

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que sí, sólo me ha faltado eso jajajajjaja. Lo había escrito como un comentario para el facebook, pero me quedó más largo de la cuenta, así que me ha servido para quedarme bien a gusto.

      Un besote!

      Eliminar
  3. Anónimo28/5/12

    Daría para una enciclopedia Pecas, si mañana desapareciesen el 50% de los funcionarios, el país segúiría funcionando exactamente igual (de mal o de bien). ¿Alguien tienen alguna duda al respecto?. Pero a ver quien es el "valiente" que le pone el cascabel al gato. Cuando vas a una universidad y preguntas a la gente cual es su aspiración profesional y una mayoría te dice que Opositar... es que algo falla.

    ResponderEliminar
  4. Es una tontada, pero me vino a la mente nada mas leer tu artículo, al que me uno palabra por palabra, y era una escena de una serie de TV en donde uno pregunta que si trabajan por la tarde en el Ayto y responden que por la tarde cierran, cuando no trabajan es por la mañana.
    Y respetando todas las excepciones al tópico funcionarial es verdad que la burocracia está colmando la paciencia de un pueblo bastante harto y que no sé por donde estallará.
    Lo de las mesas, lo de los colegios, lo de los....de Bankia, lo de los IBI, lo de los medicamentos, dirán que esto no es Grecia pero cada vez creo menos en quienes nos gobiernan, y es que no paran de hacer méritos para ello! y ya no se trata de las grandes economías, sino de las cosas cercanas, de la mesa de un bar.

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  5. Tanta buracracia no sirve para nada. Estoy contigo.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  6. Las leyes son esos instrumentos legislativos que intentan impartir orden y justicia. Lamentablemente, esos instrumentos carecen de sentido común. Para más INRI, en un país fundamentado históricamente en el turismo, ya son muchas las patadas en el trasero que le han dado al sector de la hostelería, entre ellas, el IVA y la Ley Anti-tabaco.
    Saludos!!!!
    Y besos!!!!

    ResponderEliminar