11 de septiembre de 2011

Uno más

   
      Le reconocí en cuanto le vi aparecer, era exactamente como le recordaba: frío, gris y con aire melancólico. Aunque no siempre era así. En algunos momentos, sobre todo al principio, puede que para no terminar de mostrarse del todo o por el placer de recrearse en su letargo, enseñaba su lado más cálido y suave, envolviéndolo todo en un aura de cobijo.

      Lo más característico en él, y que me proporcionaba mayor placer, era su olor. Húmedo. Era imposible, cuando lo desprendía, resistirse a olvidar el caluroso verano y el bullicio de sus largos días; transportados con el revuelo de hojas a ese lugar de la memoria donde se filtran y archivan los recuerdos, esos que ninguna estación confina.

12 comentarios:

  1. A ver si no se me borra esta vez :s

    Por si no te llegó decía que ya se aproxima por el horizonte de los días, aunque aquí tarde un poco mas por lo que le cuesta al verano despedirse de esta tierra :)
    Pero habrá hojas que no puedan esperar mas y emprendan su vuelo escribiendo su nombre sobre el suelo.

    Preciosa bienvenida Sara, un abrazo!

    ResponderEliminar
  2. Pues no había llegado otro comentario :S

    En cuanto a él tienes razón, aquí le cuesta más aparecer y ya tengo ganas de que llegue. Se notó ¿verdad?

    Besotes!

    ResponderEliminar
  3. Y ese olor a castañas asadas abriéndose paso por la Alameda mientras los puestos de helados van echando el cierre.

    Voy a frenarme un poco porque a este paso llegamos a Navidad :)

    ResponderEliminar
  4. Ups, no, no sigas jajajjaja ahí das en hueso duro... dejémoslo sólo en el otoño :)

    ResponderEliminar
  5. Pero lo de las castañas asadas suena bien!

    ResponderEliminar
  6. La frase del final es a-co-jo-nan-te que lo sepas. Cierra de manera brillante el micro y acompaña estupendamente al color sepia de la foto, del otoño y de esos recuerdos que evocas.
    Eso sí, por si echabas de menos a Dela Vara, la segunda frase del texto quedaría mejor con un fue en vez del era jajajjajaja.
    En fin, que hoy he sido yo la tentada a copiarte ;)

    ResponderEliminar
  7. Muchas gracias por tu piropo y por la tentación, empezaba a estar celosa de que sólo a ti quieran plagiarte (o más bien lo hagan jajajajaja)

    En cuanto al segundo "era" :S no estoy muy de acuerdo. Un "fue" me suena más a algo que ha sido y que ahora ha cambiado o ha dejado de ser de ese modo; el "era" me da la intención de que es intermiente, unas veces es, otras no. Como intentando engañar al principio o esconderse... No sé si me explico.

    ResponderEliminar
  8. Te explicas perfectamente, pero yo me refería a que al ser más tajante esas diferencias quedan más patentes XDD

    ResponderEliminar
  9. Jajajajaja y ahora llega cuando te digo que reflexiones :P
    (jajajaja qué bueno fue aquello, eso me lo guardo, aunque sólo tú y yo lo entendamos ;)

    ResponderEliminar
  10. El otoño es mi estación favorita, por su aire nostálgico y porque es el momento de afrontar los últimos retos del año.

    Un beso!

    ResponderEliminar
  11. El mío también, aunque no sé muy bien por qué, y me he dado cuenta escribiendo, este es el segundo otoño que escribo y, si no recuerdo mal, no he escrito ninguna otra estación.

    Besotes!

    ResponderEliminar
  12. Me despista un poco el tema, porque estoy tremendamente espesa hoy, pero también porque no atino si hablas del verano o del otoño. Sea como sea me ha encantado, puede que parte del encanto de este relato sea la ambigüedad.

    Besotes, guapa.

    ResponderEliminar