28 de mayo de 2011

Veía llover


      Veía llover a través de la ventana y aquellas gotas de agua que jugaban a permanecer tras el cristal, a mezclarse unas con otras para después separar esa unión y precipitarse hasta desembocar sobre el marco de madera, también le permitían ver otra lluvia igual de húmeda y transparente, a ratos fría y otros más cálida.

      Allí, de pie, mirando fijamente tras el cristal, o quizás no al otro lado y su mirada se concentraba en ese punto desenfocado donde no se ve más allá de los recuerdos, pensaba en esa otra lluvia, la de las horas que ya no volverán a recordar que aún es ayer y falta mucho para mañana. La lluvia de besos entregados sin reparar, si quiera, o los que se quedaron esperando una señal para salir disparados. La de las sonrisas que surgieron espontáneas y que ahora luchan por no perderse, ni caer en el olvido de la caja donde están guardadas. La lluvia de momentos dormidos que aguardaron esperando un abrazo y que, escurridizo, se posó sobre la almohada buscando algún sentido. La de los sueños ligeros que se fundieron al despertarlos, dejando una estela de incertidumbre y un deseo ávido de atraparlos. La lluvia de los paseos sin retorno y las vueltas sobre lo mismo, o las palabras que por miedo a salir se encallaron al borde un precipicio, el mismo por donde se arrojaron las que, imprudentes, saltaron con sus alas inútiles.

      Veía llover a través de la ventana, aguacero del tiempo.

(Inspirado en la frase de Atenea: “Veía llover a través de la ventana” para El CuentaCuentos)

8 comentarios:

  1. Me gusta doblemente tu texto:
    1) por la coincidencia en la imagen (yo la usé hace un año o más para uno de mis relatos en el blog) je, je.
    2) por el toque de nostalgia y poesía que lo empapa.

    Besotes.

    ResponderEliminar
  2. Me encantan las tardes de lluvia nostálgicas y las tormentas de verano, me relaja ver llover =)

    Buen relato, me ha gustado mucho =)

    Besotess

    ResponderEliminar
  3. La vida se desliza sobre el cristal y el tiempo pasa por la retina. Tus palabras son el puente entre ambos.
    Nos lleva a traves de el mientras la lluvia cae.

    Precioso relato

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  4. Curioso que cuando hablamos de lluvia siempre se nos venga a la cabeza relexiones y recuerdos. En cambio a mi, me trae siempre una inmensa alegría (aunque también escriba de forma dramática en este tema).
    Tu texto es simplemente precioso...

    ResponderEliminar
  5. Otra que se suma al grupo de foto ya usada jajjajajaja.
    La forma del texto me ha parecido algo confusa pero el fondo y el mensaje me han encantado. Además has escogido un broche de oro con esa frase fantasticosa de aguacero del tiempo.
    Me encanta cuando dejas salir tu vena lírica XDDD

    ResponderEliminar
  6. Que evocadora es siempre la lluvia. Evocadora de momentos melancólicos.
    Bsos

    ResponderEliminar
  7. Como dice Markos, evoca melancolia...

    ResponderEliminar
  8. Anónimo31/5/11

    tristeza... esasa tardes de lluvia son lo único que nos trae... y aquí queda reflejado.

    Tiempo. Maldito tiempo


    Jara

    ResponderEliminar