27 de enero de 2011

Orgullo


      Miró detrás de su espalda por si su orgullo le seguía, tenía miedo de que otra vez le envenenase con la vanidad y la arrogancia de sus espinas. Trató de escapar al saberse libre de aquel yugo que en otras muchas ocasiones le había hecho sentirse tan fuerte y seguro. Sentía que reprimirlo estaba siendo su mayor cruzada, esa que deja un regusto agrio por lidiarse con el rival más temido: el aceptar la derrota contra uno mismo. Aún así, decidió continuar en su empeño, haciendo oídos sordos de las voces que en su conciencia reclamaban volver a su sitio a recogerlo, armarse con él hasta las cejas y vencer a cualquier precio.

      Pero esta vez era demasiado tarde para su orgullo, él había medido lo que estaba en juego y se liberó de tan pesada armadura, aunque sólo fuese por un breve espacio de tiempo.

10 comentarios:

  1. Me gusta cómo has tratado el orgullo :)

    Un besote Sara =D

    ResponderEliminar
  2. Es muy difícil saber renunciar al orgullo, parece que se renuncia a un principio fundamental y que ello nos devalúa como personas. Aunque no sea así.

    Un beso!

    ResponderEliminar
  3. Y muchas veces consigue que, arraigados a él, hagamos o dejemos de hacer cosas que realmente no sentimos…

    Isi que lio te traes hoy con tus nombres, en cada sitio has cambiado... me tienes despistada :P

    Besotes a los dos!!!

    ResponderEliminar
  4. Buen micro, me gusta cómo has hablado el tema =)

    PD.aunque no sopoooorrrto Troya xDD

    ResponderEliminar
  5. Yo sólo recuerdo la llegada de Aquiles a la carrera jajajaja

    ResponderEliminar
  6. Más sencillo que todo, Sara, por hacerlo todo más fácil: LPP en blog y foros, y mi nombre con un 41 al final en Twitter. Hala xDD

    Y en cuanto a los blogs, el de la cabecera de cerezas para chorradas y textos y el otro para comentar avances y progresos de historias.

    Creo que (ahora sí) me he explicado bien xDDD

    Un besazo^^

    ResponderEliminar
  7. Y si no me ha quedado claro, ya con este croquis que me has dejado aquí vengo y me reciclo, sólo te ha faltado conectarme a un GPS jajaja eres un cielo!!!

    Besotes!!

    ResponderEliminar
  8. Mujer, que si no te lo explico mejor, que no tengo problemas jajajajajjaa

    Un besazo y feliz finde :)

    ResponderEliminar
  9. Que fatal coraza la de orgullo, con espinas hacia adentro. Que bien lo has contado y la foto de Brad Pitt en Troya muy apropiada.
    Salu2

    ResponderEliminar
  10. Cierto es... Una coraza envenenada, algunos la llevan hasta para dormir...

    ResponderEliminar