18 de enero de 2011

Dentro de una caja había


Encontré una vieja caja de metal, donde solía guardar las pequeñas cosas que iban sucediendo durante mis carreras por la vida, para así detener el tiempo. Al abrirla, un millón de sensaciones me revolotearon por dentro mientras descubría su contenido. Saqué de ella:

Una cita perfecta y otra olvidada.
La entrada de cine de una película que me perdí, para perderme entre las caricias de unos besos.
Un puñado de sonrisas y el cerco que dejó algún pequeño charco de lágrimas. 
Un sueño escondido detrás de una vieja foto desenfocada, donde la ilusión había permanecido congelada.
Una carta que jamás fue enviada, otra que se gastó de tanto ser leída, y otra que rompí y después pegué con el pegamento de la esperanza.
Una pulsera de colores partida por el desgaste de la euforia de muchos momentos. 
Una fecha inolvidable, anotada en el reverso de un sobre amarillento, junto con un número de teléfono que mil veces marqué.
Un lazo para el pelo con el olor de la añoranza.
Dos billetes de tren con destino a la ciudad de los recuerdos, uno de ida y otro de vuelta.

11 comentarios:

  1. Qué bonitas cosas encontraste :)

    Un besazo^^

    ResponderEliminar
  2. Gracias por hacer que este café me supiera mejor. Un beso.

    ResponderEliminar
  3. Isi: La verdad es que más que una caja, parece que abrí una cápsula del tiempo. Tenemos una por ahí pendiente ;), ya ni recuerdo lo que metí.

    Daniel: Me alegro de haber contribuido a amenizar tu café. Muchos ánimos, ya no te queda nada ;)


    Besotes!!

    ResponderEliminar
  4. Vaya con la caja, cuántas sensaciones y recuerdos guarda...
    Me ha encantado.
    Besotesssss

    ResponderEliminar
  5. Qué boooooonito XDD me encanta cuando te pones ñoña ;)

    ResponderEliminar
  6. Me llama ñoña y se queda tan ancha ¬¬ :P

    ResponderEliminar
  7. En esas cajas el tiempo permanece detenido, y al abrirla adquiere vida y pasa veloz ante nuestros ojos.
    Es un auténtico tesoro que alegra conservarlo.

    Un abrazo y buen finde!

    ResponderEliminar
  8. Muy bonito. Evocador y maravilloso final.

    ResponderEliminar
  9. Carlos, presiento que tú también tienes una de esas cajas...
    Un abrazo!

    Den, gracias por tu comentario, me alegro de que te guste, un saludo y bienvenido!.

    ResponderEliminar
  10. Precioso! Qué de recuerdos te habrá traído y qué de recuerdos así tuve yo en una caja que me pesaba tanto que tuve que perder.
    Bsos

    ResponderEliminar
  11. Pues no cantes victoria todavía, si sólo la has perdido aún puede ser encontrada...

    Besotes ;)

    ResponderEliminar