26 de octubre de 2010

La brisa tras su espalda



      Paseaba por la orilla a diez metros de distancia sin saberlo. Ella comenzó a seguir sus huellas, pisando una tras otra, sin hacer ruido; el murmullo del mar se encargaba de acallar los sonidos de todo cuanto se hallaba a su alrededor. Él no estaba seguro de que ella fuese a aparecer. Ella ahora sí lo estaba, le tenía delante, cortando el viento a su paso.

      Él seguía caminando, silencioso, sin mirar atrás, pendiente de cada uno de los movimientos de aquel mar revuelto que, aquella tarde, parecía querer ofrecer su más fría mirada. Ella iba ganando terreno en cada paso y reducía aquella distancia que les separaba. Tan sólo eran segundos, nada en comparación con el tiempo que había pasado desde la última vez, y una eternidad ahora que le tenía tan cerca.

      De pronto él detuvo sus pasos. Ella frenó los suyos haciendo un movimiento de negación con la cabeza, no quería que él se volviera para mirarla, sabía que se formaría un muro de cristal entre ellos, ganando así el control de la situación y volviendo a dejar a cada uno en su lugar, a una distancia de años luz.

      Justo cuando comenzó a girarse, ella echó a correr y chocó contra su cuerpo, fundiéndose en un abrazo y hundiendo su rostro tras su espalda; inspirando su aroma, mezclado con el de la brisa, e impidiendo el acceso a aquel muro que ya no podría forjarse entre sus cuerpos.

10 comentarios:

  1. Me gustó mucho el texto^^

    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  2. Anónimo27/10/10

    sugerente, llegas a sentir hasta la brisa con su olor a salitre.
    Hay algo que aunque yo creo entender, no se si lo hago correctamente:
    ..."ganando así el control de la situación"...
    Yo lo entiendo como si el CONTROL DE LA SITUACION, fuera una tercera parte con "exitencia" propia que puede arruinar el encuentro. ¿me equivoco?

    ResponderEliminar
  3. Lo has entendido perfectamente y yo no hubiese sabido explicarlo mejor.

    ResponderEliminar
  4. Es muy bonito pero me intriga. ¿Ella es algo más que ella?
    Salu2

    ResponderEliminar
  5. Ay, Markos, debo estar muy espesita, no entiendo tu pregunta que si ella es algo más? algo como qué? un hada, un fantasma... jajajaja

    ResponderEliminar
  6. el que está espeso soy yo...no sé intentaba averiguar si ella representaba algún concepto abstracto...la amistad, la soledad, el amor, la ilusión...no sé...algo así.
    Salu2

    ResponderEliminar
  7. Ahhh, no, son dos personajes sin más. El concepto abstracto quizás sea el muro de cristal que teme ella que se forme entre ellos... algo así como una especie de bloqueo, o temor o situación vivida entre ellos... no sé explicarlo mejor.

    Ya pensaba yo que habías encontrado un fantasma, y ahora que lo pienso habría tenido su punto ese final... mmmmmm ¿una segunda parte?

    ResponderEliminar
  8. Las olas podrán borrar las huellas de ese momento pero el tiempo lo hubiera borrado también de no ser por un solo instante de decisión.

    Un encuentro bien narrado que nos deja con la incertidumbre del que sucederá después.

    Buen finde!

    ResponderEliminar
  9. Me preguntaba entonces que sucedería. Y un año después ella y él se encuentran en la misma playa :)

    Ya, yo también me quedé boquiabierto xD voy a empezar a creer en la magia bloguera

    Un abrazo!!

    ResponderEliminar
  10. Jajajaja Carlos, mi blog está embrujado o algo, me va a terminar dando yuyu escribir en él y voy a tener que abrirme otro :P

    ResponderEliminar