10 de septiembre de 2010

Aquel profundo sueño


      A pesar de su actitud decidí seguir la relación con él. Realmente, a aquello que teníamos no se le podía llamar relación. Nunca tuve claro qué nos impulsaba a estar cerca. Éramos  muy diferentes, al menos aparentemente diferentes. Cuando nos conocimos, era como si cada uno estuviese hecho de un elemento químico opuesto al del otro.

      Después del primer contacto, parecía que todo fluía en perfecta sincronía, como si las palabras de uno saliesen de la boca del otro, para regresar por los oídos del primero y ser guardadas en la mente del segundo. Nuestros elementos habían formado una disolución adecuada, un perfecto equilibrio químico.

      Si hubiésemos sabido cómo terminaría aquello, es posible que ninguno se hubiese aproximado al otro. Habríamos caminado, sin más, por nuestra trayectoria, sin volver la mirada ni pararnos a pensar. Un cruce sencillo, sin brisa ni movimiento, sin un roce invisible que levantase el vuelo de una semilla de diente de león; un cruce vacío.

      La actitud de él, con el paso del tiempo, se transformó en inercia, y fue languideciendo hasta reducirse a la nada. Mientras tanto la mía comenzó a adormecerse al compás de la suya, para sumirse en un profundo sueño del que se revolvía cuando se enfrentaba a los recuerdos.

      No tuve otro remedio que despertar de aquel profundo sueño, sintiendo que, aunque había pasado mucho tiempo, incluso años, aquellos recuerdos no desaparecían. Se habían engranado a mí como una segunda piel, impermeable a la lluvia, implacable al sol, resistente al viento…

      No tuve otro remedio que despertar de aquel profundo sueño y despertarlo a él.

(Inspirado en la frase de Catherin: "A pesar de su actitud, decidí seguir la relación con él" para el cuentacuentos)

11 comentarios:

  1. Vaya, al final te quedó con la frase algo triste... Pero muy hermosamente escrito =)

    Besotes`^^

    ResponderEliminar
  2. Algo triste sí.
    Por eso me encanta, ya habrá muchos que escriban algo alegre jajajaaja

    ResponderEliminar
  3. No sé si triste. Pero real. De piel. ¿Hay otra realidad?

    ResponderEliminar
  4. Gracias por vuestros comentarios. Veo Yandros y LPP que habéis coincidido en lo que os transmite el relato.
    Me encanta que te encante, Yandros ;)
    Y Raúl, tantas realidades como percepciones tenga cada lector.
    Un saludo a los tres, y gracias de nuevo por pasearos por mis letras.
    Nos leemos.

    ResponderEliminar
  5. Yo interpreto el final como un volver a empezar, una segunda oportunidad para revivir el pasado. Encantadoramente poético.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  6. Pienso, Daniel, que tu interpretación coincide con la de la que lo ha escrito.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  7. ¿Sabes? hubiera sido peor que los dos llevaran ritmos diferentes, ellos aprendieron a sincronizar los suyos y eso no es triste XDDD

    ResponderEliminar
  8. Hola de nuevo! :)

    La frase parece establecer un camino a seguir, la resignación sobre todo, pero me gusta que trate de cambiar el destino, gastando todas las opciones, buscando algo que salvar, pero no se resigna, a pesar de su decisión.

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  9. Me gusta esa peculiar forma científica de describir su relación. La frase final no me parece concordar con el resto del texto, pero me ha gustado igualmente. Un abrazo.

    Por cierto, ¿cómo haces que los párrafos tengan la primera línea con sangría?

    P.D.: ¿De dónde sacas el tiempo para escribir en tantos sitios?

    ResponderEliminar
  10. Gracias por tu comentario, querida Sechat.
    Las sangrías son el resultado de pulsar seis veces la barra espaciadora :P. Y el tiempo lo saco, sobre todo, del sueño, que es donde suelen aparecer mis historias. Ya te dije una vez, cuando me invitaste a Nuncajamás, que no te prometía colaborar mucho porque estaba en mil historias, ahora veo que me entiendes jajaja
    Un besote

    ResponderEliminar
  11. Angelical y Carlos, me había olvidado de vuestros comentarios (he tenido una semana un poco complicada)¿Qué ha pasado esta semana con el cuentacuentos? ¿Ya no funciona?...

    ResponderEliminar