22 de agosto de 2010

Anclada a una roca

sirena de copenhague


Podía percibir cualquier cosa a través de sus sentidos multiplicada por diez, pero no llegar a comprender ninguna.
Llevaba demasiado tiempo anclada a aquella roca, y su traslado a otro lugar iba a ser inminente. Ella no era consciente del destino que tenían pensado para ella, pero sí notó que aquel día era diferente a todos los que había vivido desde que fue esculpida, haría casi cien años.
Era una noche tranquila, una brisa suave mecía el mar, y la luna reflejaba coqueta su imagen sobre la superficie. Ella observaba ensimismada aquel espectáculo, era la primera vez que sus ojos recibían aquel centelleo de luces y sombras. Sus oídos, se dejaban embriagar por la música del oleaje precipitándose contra la roca en la que ella, por primera vez, ya no se encontraba anclada.
Un olor cálido y fresco a la vez, no entendía la diferencia pero podía percibir los diferentes matices en el aroma, entraba por su nariz y salía por su boca, dejándole un sabor salado en el paladar.  Sintió un cosquilleo provocado por las gotas que salpicaban por el contoneo de las olas y que mezcladas con la brisa, le produjeron un estremecimiento por todo su cuerpo.
Sin comprender nada de lo que estaba sucediendo, pero ávida por querer sentir aún más, se lanzó al mar bailando entre sus aguas.


... Jamás regresó a su roca.


xxxel-salto-de-la-sirena-mod-salp


(Inspirada en la frase: "Podía percibir cualquier cosa a través de sus sentidos multiplicada por diez, pero no llegar a comprender ninguna." para el cuentacuentos)

9 comentarios:

  1. No volveré a ver nunca el símbolo de Copenague como lo veía hasta ahora.
    Bsos

    ResponderEliminar
  2. Es que a la pobre no debía apetecerle estar expuesta en un pabellón de la Expo de China… y se largó. ;)

    ResponderEliminar
  3. ¡Que bueno!
    Siempre me atrajo aquella Sirenita y mira que le han hecho de todo, como aquella ocasión que la llenaron de pintura, pero parecía inmune a todo, como absorta en su misterio. Un misterio que hoy nos has desvelado, de muy bella forma.

    Un abrazo


    ¿Sabes que? Se me ocurrió el título en el último instante por la sal marina, pero de haberos podido leer antes lo hubiera cambiado, porque Sirenita solo hay una :)

    ResponderEliminar
  4. Tienes razón, Carlos, le han hecho mil y una gamberradas, incluso decapitarla...

    Me alegro entonces de que no me leyeses antes, y no lo hayas cambiado, porque te quedó precioso el texto tal y como está ;)

    ResponderEliminar
  5. ¿Vacaciones blogueriles?
    Que sepas que te he tenido que recomendar en la celebración del Blog Day 2010
    Bsos

    ResponderEliminar
  6. Jajaja sí, me he tomado unas pequeñas vacaciones... aunque sigo escribiendo cosillas que ya publicaré!!

    Qué es eso de Blog Day 2010???

    ResponderEliminar
  7. Es un pretexto para reafirmar que los blogs están vivos, reafirmar lazos y encontrar otros nuevos, como una reunión familiar, pero sin que se haya muerto nadie...

    ResponderEliminar
  8. ¡¡Pues me parece un pretexto perfecto!!
    Y muchas gracias por tu recomendación ;)

    ResponderEliminar
  9. Es que... mmm... tal vez su roca fue embargada por los monstruos de los corporativos.

    ;-)

    Me encantó tu Blog, te enlacé.

    ResponderEliminar