4 de julio de 2010

El viejo desván



Once metros pueden parecer miles, 
y mil kilómetros pueden ser dos centímetros, 
si la unidad de medida es de dos niños que juegan en un desván.

Un segundo puede durar un día, 
y diez años pueden ser un suspiro,
si el reloj que lo vigila lleva el ritmo de aquel lugar.

Mil cuentos pueden resumirse en una palabra, 
y una mirada entre ellos contar toda una historia, 
mientras sus cuerpos se alejan como las partes de un mismo imán.

Una foto puede esconder mil instantes, 
incluso la esencia de toda una vida, 
eso decían aquellos álbumes en la estantería del desván.

Un baúl puede contener un valioso tesoro, 
y una vieja caja de disfraces guardar las almas 
de aquellos niños alegres que jugaban a soñar.

Un vaso de agua puede parecer un río, 
y un mar ser la lágrima resbalando en la mejilla, 
cuando se cierran las puertas de un abandonado desván.

(Inspirado en la frase de Fantasmín "Once metros pueden parecer miles" para el cuentacuentos)

12 comentarios:

  1. Qué chulo!!
    La verdad que las frases que te ponen para inspirarte tienen tela!!jejeje Si tuviera que hacerlo yo, me quedaría bloqueada seguro, jejeje

    ResponderEliminar
  2. Ohh!! Me encantó!! Es perfecto, Sara, me ha gustado muchísimo.

    ;)

    ResponderEliminar
  3. Guau y requeteguau !!!! esto es transformar una frase y lo demás son tonterias ;) Tiene ritmo, así es que este es de esos textos que esconden una poesía dentro, búscala y no dejes que se cubra de polvo XDDD

    ResponderEliminar
  4. ¡¡Qué dices, poesia!! conozco perfectamente mis limitaciones y ufff es una asignatura que aún está muy lejos de mi alcance. Aunque ya me conoces, y ahora por habérmelo dicho lo mismo le doy unas cuantas vueltas jajaja

    ResponderEliminar
  5. creo que sí tiene poesía =) y creo que a todos la frase les ha dado por el mismo lado jejeje yo estoy por subir el mio, pero no es ni la mitad de bueno que este... =) me gusta

    ResponderEliminar
  6. Transformas en ave la imaginación, que sobrevuela desde la mirada de un niño el viejo desván, sin mas distancias que las que ella establece.

    Preciosa la forma de narrarlo. Enhorabuena!

    ResponderEliminar
  7. Este también me encanta. Estás hecha un hacha, ¿eh?

    ResponderEliminar
  8. Saliendo un poco de mi vagancia temporal y periodo raro y entreteniéndome con algunos cuentacuentos... xD

    ¡Qué chulo que te quedó el texto! Me gustó mucho.

    El poder está en la mente.

    Saluditos.

    ResponderEliminar
  9. Gracias, Antonio y bienvenido!

    ResponderEliminar
  10. Y la casualidad quiso que fuera un 4 de julio :)
    pero no me traicionó el recuerdo (reconozco que no hasta el punto de recordar exactamente la fecha :) pero si aquel desván) y como decía, fue también en una noche de verano, y sobrevuelo por el comentario que te hice y la imaginación me lleva a asomarme por el ventanuco del desván y ver esa silla apoyada sobre la pared allá abajo.

    Muchas gracias por tus palabras, de verdad. Es superior a mi, no sé, fijo que es una gran tontería pero las veces que me he puesto frente a la pantalla en blanco para participar en cualquier concurso, termino bloqueándome y perdiendo la soltura al escribir. Y ahora paso por algo parecido, no ya solo por el trabajo sino porque no logro aislarme de este periódo indignante de crisis. Lo último un anuncio en la tele de una entidad financiera pidiendo que nos hagamos banqueros!! :o

    En fin, menos mal que siempre quedan las noches de verano.

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  11. Vaya, así que el pasado 4 de julio me dediqué a escribir esta entrada jajajaja. Eres como un programa que acabo de descubrir en facebook, te envía un email cafa día recordándote lo que publicaste ese mismo día del año anterior jajaja me ha dado curiosidad y lo he instalado, pero de repente zas, has aparecido tú haciendo lo mismo pero con mi blog...

    Pues sigue intentando lo de los concursos, rompe el hielo en los foros como NuncaJamás o Travesía literaria, es parecido a Cuentacuentos.

    Besotes!

    ResponderEliminar