23 de mayo de 2010

El examen...

"La frase para empezar la historia de esta semana de El cuentacuentos, no sé para los demás cuentacuentos, pero a mí me ha resultado la más difícil de las que llevo escritas hasta ahora, y eso que la de Fantasmín ya me pareció complicada... pero no me apetecía darme por vencida, así que ahí dejo algo que se me ha ocurrido esta mañana"


      Decidí dejarle terminar aquel tema. Lo dominaba a la perfección y se notaba que su explicación era fruto de muchas horas de estudio y duermevela.

      Su dicción era rítmica y cadenciosa. Mostraba templanza en cada palabra que pronunciaba y seguridad en lo que exponía. Más que exponerlo, parecía que lo rezaba.

      Debía contar con más de treinta y cinco años de edad, seguramente se habría presentado ante este tribunal, para esta prueba oral, infinidad de veces y cada vez que lo hacía pensaba que esa vez sí que sería la definitiva. Quizás ya estuviese al límite de sus fuerzas y su paciencia le pedía tirar la toalla para buscar un empleo como todos sus conocidos, fuera de la seguridad laboral que este le reportaría. Tantos años perdidos, encerrado frente a una mesa de estudio viendo la vida pasar y perdiéndose tantos momentos de disfrutar con los amigos; se preguntaría si había merecido la pena tanto esfuerzo, para terminar sentado detrás de una mesa sellando papeles y rellenando formularios.

      Cuando terminó de exponer el tema en cuestión y se quedó mirándome complaciente, esperando mi consentimiento para abandonar la sala y así poder respirar liberado tras la puerta, en el pasillo, con la ilusión de volver la semana siguiente a mirar las listas de aprobados en el tablón de anuncios y celebrar al fin su triunfo; no pude reprimir decirle unas palabras.

      ―El tema que me has presentado lo dominas a la perfección, lástima que no fuera ese el que se te había pedido que expusieras. Será la próxima vez...


(Inspirado en la frase de Aarón: "Decidí dejarle terminar aquel tema" para El cuentacuentos)

9 comentarios:

  1. Vaya mala suerte, jolín :S

    Un buen relato, sin duda, te deja con las ganas de saber su reacción después de las últimas palabras^^

    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  2. Habrá que echarle un poco de imaginación para saberlo... o lo mismo otra frase del cuentacuentos nos trae el desenlace ;)

    ResponderEliminar
  3. JO! que mala suerte tantos años para meter la pata.
    Interesante Historia =)

    ResponderEliminar
  4. ¡Qué putada! Con perdón. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Pues chica que quieres que te diga, vaya carajote que tenía no?
    JAaaajajajajajaj

    Yo soy un blando, lo hubiera aprobado jaajjaja

    ResponderEliminar
  6. Al menos debería haber tenido el detalle de repetirle el tema en cuestión, en vez de quedarse ahí mirándole como un pasmarote y sacando conclusiones innecesarias sobre su vida... si es queeee hay gente con muy mala leche!!

    ResponderEliminar
  7. Al menos no se quedó en blanco.
    Sólo hubiera faltado que el tema que se la pedía fuera "Infalibilidad, pros y contras" XD
    Salu2

    ResponderEliminar
  8. Si no lo detuvo debería dimitir como parte del tribunal :)
    Vas protegiendo muy bien el desenlace hasta el final y me encantó como el pasado, presente y futuro aparecen atrapados en aquella mente.
    Saludos!

    ResponderEliminar
  9. Coñe si es que algunos no aprenden!! q lástima...
    al menos no se da por vencido

    ResponderEliminar